Comunidad Diocesana despidió al Diácono Sergio Donoso Q.E.P.D.

La comunidad diocesana de Valparaíso despidió este martes 07 de mayo al Diácono Sergio Rolando Donoso Orellana, quien partió a la Casa del Padre el domingo 05. La Misa se realizó en la Parroquia San Nicolás de Bari a las 11:30 hrs y fue presidida por Monseñor Jorge Vega, Obispo de la Diócesis de Valparaíso.

Semblanza de Sergio Rolando Donoso Orellana (1947 – 2024)

Queremos recordar la memoria y servicio diaconal con estas palabras entregadas por la Comunidad de la Parroquia San Nicolás de Bari. Nos unimos en oración por el eterno descanso de Don Sergio Donoso y por su familia.

Sergio Rolando Donoso Orellana, Hijo de Rolando Donoso Mondaca y Berta Orellana Apablaza. Hermano de Hugo, y Oriana (ya en el cielo también).

Esposo de Cecilia Zamora, con quien compartió 51 años de matrimonio hasta su partida a la Casa del Padre el 29 de mayo de 2023.

Padre de dos hijos: Mónica, casada con Germán; y Cristian, casado con Nizabel.

Abuelo de Pablo Donoso, Samira Donoso; Sebastián Velarde y Sofía Velarde.

Sergio fue un hombre que, desde muy joven, dedicó su vida a cuidar de su esposa y familia, luchando siempre con su salud y trabajando arduamente para proveer a su familia.

Desde el año 1987 u 1988, en su búsqueda por encontrar a Dios, serle fiel y servirle, comenzó una iniciación cristiana en las Comunidades Neocatecumenales en la Capilla Cristo Rey, en Villa Alemana, y luego continuó en la parroquia San José, de Villa Dulce, en donde participaron junto a su esposa durante más de una década.  

Durante estos años, Sergio inició sus estudios para Diaconado Permanente, recibiendo su ansiado servicio en agosto de 2013. Luego de unos años y buscando un mejor clima para su salud, en el año 2002 regresaron a vivir a Villa Alemana y se unieron a la Segunda Comunidad de San Nicolás de Bari, en donde continuó su caminar de fe, renovando solemnemente las Promesas Bautismales en el año 2023.

Sergio fue un hombre muy responsable, serio en su vida, trabajador, muy puntual, de pocas palabras, pero siempre preciso. En éste último tiempo, le encantaba ir a almorzar al Jumbo, también le gustaba tomar una copita de vino, la cual siempre combinaba con bebidas o jugos. Pero, no le gustaba cocinar. Disfrutaba tomar sol y hacer las cosas por sí mismo, sin ayuda.

Algunos de sus pasatiempos eran jugar a las cartas y al dominó, sus nietos recuerdan con cariño que fue él quien les enseñó a jugarlos y disfrutar de esos momentos de compartir en familia.

Las dificultades y luchas que vivió en torno a su salud, las sobrellevó con mucha paciencia, paz, sabiduría y esperanza en la vida eterna.

Te recordaremos siempre querido Sergio Rolando.

Fuente: Comunicaciones Parroquia San Nicolás de Bari, Villa Alemana.

Visto 1,734 veces,  4 vistas hoy